domingo, 17 de marzo de 2013

Luces de Bohemia (Valle-Inclán)


Título: Luces de Bohemia
Título original: Luces de Bohemia
Autor: Ramón Mª del Valle-Inclán
Editorial: Espas
Páginas:104
Precio: 9'95 € 
Fecha de Salida: 1999 (original, 1920)
ISBN: 978-84-670332-7-4


Al degradarse la realidad aparece la farsa y, en un segundo nivel, el esperpento; «Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el Esperpento», aclara Valle-Inclán. Aquí el espejo cóncavo es una conciencia dolorida, una conciencia moral que escandaliza o aterra. Resulta patético que quien vea la verdad sea un ciego, Max Estrella, soñador perdido en un Madrid absurdo y hambriento.
GÉNERO: dramático.

El protagonista, Max Estrella, se basa en Alejandro Sawa, el bohemio por antonomasia. Pero no podemos decir que se trate de una autobiografía, sino que Valle-Inclán se aprovechó de su personalidad, de sus rasgos de bohemio, de hechos verdaderos de su vida, y los truncó de forma que creara una obra literaria.
Por otra parte, el alter ego del propio Max, es su “lazarillo” don Latino de Hispalis. Es la otra parte de Alejandro Sawa, la parte “mala”, aquel que vende la mala literatura, que roba, la parte baja de la bohemia.
Hay, además, otros personajes que se basan en personas reales, a los que la novela muestra cómo han sido mal tratados por la vida. Pasando del propio Max Estrella, está Zaratustra, un librero modernista conocido y llamado Pueyo, así como Ciro Bayo (don Gay Peregrino), Pedro Luis de Gálvez y hasta el propio Rubén Darío.

Se trata, como bien explica el prólogo, de un viaje dantesco por los bajos fondos de Madrid. Podríamos articular la historia a través de una doble estructura circular:
  • Una de ellas es por la escena del comienzo, en la buhardilla donde vive Max Estrella con su mujer y su hija, y acaba volviendo a la misma. Contamos con un período de menos de 24 horas, casi un día completo. 
  • La otra es por la imagen del suicidio. La obra comienza con la propuesta a su mujer de que hagan un suicidio colectivo, lo que ella rechaza. Es muy grotesco que pretenda que su hija se suicide. Finalmente, la obra acaba con el supuesto suicidio de la mujer y la hija de Mala Estrella. 
 Entonces, el protagonista pasa por los lugares propios de la bohemia: una taberna (donde se ve obligado a empeñar su capa), la cárcel, la calle con las prostitutas, el cementerio…


Se trata de un libro muy fácil de leer, ameno, con un vocabulario simple y callejero, aunque también repleto de madrileñismos y otros rasgos que hacen del libro una joya para conocer el ambiente modernista y bohemio de Madrid de finales del XIX y principios del XX.

Las acotaciones literarias de Valle-Inclán son magníficas, precedente de las greguerías de Ramón Gómez de la Serna. Algunas, sinceramente, me han impactado sobremanera. Describen, con imágenes casi surrealistas y sorprendentes, escenas que, descritas de otra manera, no podrían habernos dejado la misma sensación.
El ejemplo que veo más claro, y el que más me gustó, fue:

De repente, el grillo del teléfono 
se orina en el gran regazo burocrático.

No causa la misma sensación que si dijéramos, por ejemplo, "el teléfono sonó y sobresaltó a la oficina". Es algo que me ha parecido fascinante.

Habla también de situaciones esperpénticas, tales como considerar  las personas como peleles o marionetas; situaciones grotescas que nos mueven, como la idea que ya hemos visto, que el protagonista tuvo para pensar que su hija podría suicidarse, o situar a una madre desconsolada con el cadáver de su hijo muerto en brazos.

En general, leemos en estas líneas dramáticas una crítica a toda la sociedad. No critica a instituciones individuales, ni a una clase social. Critica desde el rey hasta el último plebeyo. Pero eso nos lleva a preguntarnos algo. Sí, una crítica, pero... ¿contra qué?
Es algo en lo que los estudiosos nunca se han puesto de acuerdo.

Finalmente, decir que lo recomiendo como lectura indispensable para conocer el teatro del siglo XX, para conocer un poco mejor la historia de nuestra literatura. Un clásico que merece la pena conocer.



1 comentario :

Yahira potterica dijo...

yo me lo leí por la escuela y me agrado bastante